70 años de Kemppi

Una historia de éxito de familia, trabajo y creatividad, así como tecnología, pasión y personas capacitadas.

La historia de Kemppi de cómo se ha convertido en una de las empresas con mayor reconocimiento del mundo en la industria de la soldadura abarca tres generaciones. Es una historia de trabajo duro y resistencia, fe en los sueños y valor para llevarlos a cabo. En siete décadas, la visión de Martti Kemppi se ha convertido en una empresa pionera que emplea a más de 800 expertos de la industria de la soldadura en 17 países.

Kemppi ha sorprendido al mundo de la soldadura una y otra vez. Ha conseguido producir inventos e innovaciones que se han convertido en soluciones estándar para toda la industria.

No hubiera sido posible llegar a la cima sin personas capacitadas. "El abuelo nos dijo que contratáramos a personas que fueran mejores que nosotros, y lo hemos conseguido. Contamos con más de 800 profesionales de primer nivel tanto en Finlandia como en el extranjero. Ahí es donde está la fuente donde encontraremos el talento y la pasión para sorprender a nuestros clientes también en el futuro", afirman Teresa Kemppi-Vasama y Antti Kemppi.

https://d3dbtvmfwwhlf2.cloudfront.net/pub/Marketing/WEBSITE+images/Web+content+pictures/Kemppi+70+years/Kemppi70-Anniversary-Logo-500x276px.jpg

Todo es posible

El mismo año en que Kemppi cumple 70 años también se celebra el centenario del nacimiento de Martti Kemppi. Martti Kemppi era un hombre de muchas habilidades. Siempre aspiró a crear algo nuevo, y ese es el secreto que ha convertido a Kemppi en lo que es hoy: una empresa pionera innovadora que tiene el valor de experimentar y poner a prueba los límites. Martti Kemppi creía que todo es posible. Animó a sus empleados, hijos y nietos a experimentar sin miedo a fracasar. Es la única manera de crear algo nuevo.

Globalmente local

El comercio exterior de Kemppi comenzó en la década de los 50 con envíos únicos a Turquía, Tailandia, Vietnam, Tanzania, Perú y Chile, entre otros países. En la década de los 60, Kemppi ya exportaba a más de 20 países, principalmente a los países nórdicos, y las ventas al resto de Europa crecían rápidamente. En la década de los 80 las ventas se expandieron a la Unión Soviética y a Australia, y se abrieron filiales en toda Europa. A finales de la década, más del 80 % de las ventas procedían de la exportación. En los años 90 la empresa se expandió a Asia. Actualmente, Kemppi tiene filiales en 17 países y una red de socios que abarca más de 60 países.

Adelantados

Kemppi es un pionero de la industria de la soldadura y un precursor de la soldadura por arco. Desarrolló la primera fuente de poder con inversor del mundo, fue la primera empresa en pasar de la tecnología de soldadura analógica a la digital y también fue la primera en el campo de la soldadura en recibir un premio de diseño. Además, Kemppi es precursora en el Internet de las cosas. Presentó el primer software de gestión de soldadura universal del mundo y las especificaciones de procedimiento de soldadura digital (dWPS). Kemppi también quiere marcar el camino en los próximos años e invierte en futuros expertos mediante la colaboración con instituciones educativas de todo el mundo.

Empresa familiar sólida

Cada generación tiene su propio papel. La primera hizo crecer la empresa y creó una base sólida, la segunda expandió Kemppi al extranjero. La tercera generación está convirtiendo la empresa en una corporación verdaderamente global. "No nos conformábamos con que todo estuviera bien. Queríamos ser pioneros y precursores," says Teresa Kemppi-Vasama, Chairman of the Board, Kemppi Oy. "If you want to pass the company on in better shape, you must work for it all the time," continues Antti Kemppi, Chairman of the Board, Kemppi Group Oy.

Desarrollador de la tecnología de inversor

Kemppi ha desarrollado la tecnología de inversor desde principios de los años 70. La tecnología se basa en el aumento de la frecuencia interna de la máquina, incluso multiplicada varias veces en comparación con la frecuencia de suministro. En el verano de 1977, la empresa perfeccionó la primera fuente de poder con inversor del mundo que podía utilizarse para soldar varillas de 2,5 a 4 mm. La tecnología se desarrolló para cohesionarse con la soldadura MIG/MAG. A finales de ese mismo año, se presentó Hilarc 250 en una feria. La tecnología de inversor permitió a Kemppi completar su equipo de soldadura con numerosas características revolucionarias: tamaño más compacto, mejor ajuste y multifuncionalidad.

Del sistema analógico al digital

Kemppi Pro revolucionó la soldadura. Había dos elementos principales: los microprocesadores y la tecnología IGBT. Cuando el producto se perfeccionó y se presentó en la Feria de Essen en 1993, Kemppi fue la primera empresa del mundo en pasar de la tecnología de soldadura analógica a la digital. Kemppi Pro fue la primera máquina de soldadura de sistema con control digital del mundo. La digitalización fue revolucionaria, ya que permitía un control flexible del proceso de soldadura y una transferencia de datos sin problemas entre las unidades del sistema. También era posible actualizar y cambiar las propiedades de la máquina posteriormente mediante la descarga de un nuevo programa en ella. El control digital ya se había utilizado ampliamente, pero no para controlar el proceso de soldadura.

 

Del funcionalismo de la ingeniería al diseño

Kemppi contrató a los primeros diseñadores hace un par de décadas. Desde entonces, la inversión en diseño le ha valido a Kemppi varios premios internacionales de diseño. En 2006 MinarcMig Adaptive 180 obtuvo el premio Red Dot Design Award y en 2009 la máquina de soldar FitWeld 300 y el subalimentador SuperSnake GT02S recibieron la mención de honor Red Dot. En 2012 la familia de productos Kempact RA obtuvo el premio internacional iF Design Award.

Digitalización e Internet de las cosas

En la década de 2000, Kemppi comenzó a expandir su negocio desde la fabricación de equipos hasta la prestación de servicios y soluciones. En 2008, Kemppi presentó Kemppi ARC System, el primer sistema universal de supervisión de soldadura basado en IoT. En la actualidad, el servicio de gestión de soldadura de Kemppi se conoce como WeldEye. Al recopilar los datos de parámetros de las máquinas de soldadura en funcionamiento, el programa evita los defectos de soldadura ocultos, mejora la eficiencia de la producción y reduce considerablemente los costes de reparación debidos a defectos de soldadura.

Hay que tener el valor de experimentar y poner a prueba los límites.

Martti Kemppi

Cerrar

Características técnicas